lunes, 4 de agosto de 2014

Joana C. Gutiérrez Reyes

     La construcción del conocimiento en el modelo pedagógico ignaciano  va más allá del solo “aprender” algo, es encontrarnos con ese algo para así poder crear, reconceptualizar, desarrollar e innovar cosas nuevas.
     Cada persona es diferente, por lo tanto percibimos el mundo de una manera distinta, esto genera una diversidad de pensamientos e ideas, si uniéramos esos pensamientos o puntos de vista con descubrimientos de otras personas podríamos llegar a crear algo maravilloso como género humano, podríamos generar ideas nuevas basadas en problemas auténticos, podríamos dar respuesta a las dolencias de la sociedad.
     Actualmente es fundamental tener en cuenta la construcción del conocimiento en su sentido trascendente, cada día surgen informaciones nuevas que llevan al hombre a conocimientos nuevos, y que mejor manera de aprovecharlos que renovando paradigmas, ideologías y estructuras  todo formando un gran equipo, una sociedad del conocimiento.
     Construcción del Conocimiento, puede ser entonces un término simple o muy complicado, pero sin duda es mucho más que un método o una teoría. Es una herramienta, un proceso, una metodología que nos sirve en cualquier aspecto de nuestra vida, nos ayuda a formarnos intelectualmente y como personas a partir del cambio de estructuras cognitivas que impactan nuestras creencias sociales, nos invita a participar y convivir con la sociedad que es lo que hoy en día necesitamos, es decir, el trabajo en equipo responsable y solidariamente, no basta con solo hacer lo que te piden en el trabajo o en la escuela, va más allá de eso. Se trata de que eso que hiciste sea significativo en tu vida y no solo afecte en ese momento sino que impacte en el futuro inmediato y transforme la realidad personal y colectiva, es aprovechar todo lo que te rodea y renovar las ideas a partir de la información bajo procesos de análisis, reflexión, crítica, discusión, comprensión…