lunes, 4 de agosto de 2014

Mtra. María de los Ángeles Díaz Rodríguez

Cada cosa tiene un tiempo definido y  llegamos al término de nuestro ciclo escolar 2013 -2014. Por ello los invito a tomarnos un espacio  para reflexionar  sobre esa incesante búsqueda de nuevos objetivos que nos permitan seguir experimentando la vida en formas diferentes, tomando como base, sí, nuestra propia percepción, pero nunca descartando la riqueza de experiencia de vida del otro u otros: ¿qué actividades resultaron promotoras para alcanzar las metas que nos hemos propuesto?, ¿de qué ayudas nos hemos valido para llegar a este momento?,... Crecer “juntos” ha significado rodearnos de personas de las cuales podemos aprender y seguir evolucionando hacia nuevos horizontes que hagan del proceso educativo, un auténtico proceso formativo para  una real comunidad no sólo de conocimiento intelectual, sino también de conocimiento personal.
     Reconozco el esfuerzo de todos y cada uno de los docentes que con su dedicación y aprecio orientaron e impulsaron el potencial de sus alumnos para alcanzar los objetivos planteados en nuestros programas y que pusieron en práctica metodologías que respondieran a un trabajo de mayor colaboración entre los estudiantes.
     Deseo a todos nuestros jóvenes hayan aprovechado las oportunidades para el desarrollo de sus habilidades y que ello les permita seguir preparándose para enfrentar nuevos retos; darse el tiempo para reflexionar y motivar su ser a un ánimo renovado.
     Asimismo despedimos a la  cuarta generación de alumnos del plantel Veracruz y a la quinta generación de los planteles Puebla y Tlaxcala que habiendo cumplido con esta etapa preparatoria emprenden un nuevo camino para la realización de su proyecto de vida.Espero que su devenir por las Preparatorias Ibero  haya sembrado en su interior la semilla para pensar en los demás, no viendo cada uno por lo suyo propio sino también por lo de otros y en ese mirar, saberse capaces de amar y ser útiles a sus semejantes.
     Enhorabuena para todos.