martes, 19 de febrero de 2013

Laura Karen Bernal Pérez

La manera en la que cada persona concibe el concepto de vida saludable y la importancia que le da a este, repercute directamente en lo que hacen por alcanzarlo.
Lo que he observado durante este día, es que la idea que tenemos sobre vida saludable es la que nos venden los medios de comunicación, en otras palabras, ser saludable significa ser delgado. En internet, televisión y revistas es común encontrar imágenes de jóvenes “saludables” vendiendo productos para bajar de peso.
En las noticias y en la vida diaria es cada vez más común, encontrar a gente con sobrepeso, en tiendas de abarrotes, la comida que se encuentra con mayor facilidad consiste en la comida chatarra.
Comer balanceadamente es caro, por lo tanto no está al alcance de todos, debido a que algunas personas consumen simplemente lo necesario para vivir, por ejemplo, en la semana de Experiencia Rural, observamos que el trabajo realizado en el campo exige que se consuma una gran cantidad de calorías, los campesinos se alimentaban diariamente de frijoles y tortillas.
La gente prefiere consumir bebidas con saborizantes, desconoce las consecuencias de los ingredientes utilizados en la comida chatarra y no tiene la inquietud de formar parte de una disciplina en la que se ejercite.
Ser una persona saludable no es una opción, debería ser una obligación y derecho para todos. Porque mientras en países desarrollados se desperdician toneladas de comida, en otros lugares, la gente muere de hambre.
La salud se ha vuelto una manera de obtener dinero, en medicinas, consultas, productos maravilla, debido a que al ser una necesidad, todos pagaremos sin duda alguna por ello.
Esto me hace pensar que se ha perdido la carga humana de ayudar y promover la dignidad del otro, porque dejamos de ver a la persona y se comienza a priorizar el dinero que se obtendrá de ello.
¿En qué momento las personas se convirtieron en un billete? y ¿Cómo revertir esa mentalidad consumista?
Otro de los problemas que nos impiden tener una vida saludable, deriva de la parte cultural. Gastronomía constituida por alimentos con alto contenido graso, almidones y, por supuesto, el monstruo de la flojera que alcanza cada vez que nos mencionan la palabra ejercicio.
Tener una vida saludable tiene como fin principal aumentar la calidad de vida del ser humano, y a su vez incrementar el periodo de vida de las personas. Este concepto está siendo manipulado por los medios de comunicación masiva basándose en sólo una pequeña parte delo que implica ser saludable: el físico.
El estilo de vida saludable ideal de acuerdo a Medline Plus (2012) depende de varios puntos a tomar en cuenta:
• Hacer ejercicio en forma regular y controlar el peso
• No fumar ni consumir drogas
• No tomar mucho alcohol y evitarlo por completo en caso de tener antecedentes de alcoholismo.
• Consumir una dieta saludable y balanceada
• Cuidar los dientes
• Controlar la hipertensión arterial
• Seguir buenas prácticas de seguridad
Como se muestra, la estructura física, es solo un aspecto, y otros puntos han perdido interés. Si bien es el primer paso hacia tener una vida saludable, no significa que sea suficiente.
Te invito a que, el día de hoy, te detengas un momento y reflexiones acerca de esto… recuerda que somos lo que comemos.
Y tú… ¿qué tan saludable eres?