martes, 19 de febrero de 2013

Evelyn F. Guevara y Pérez

Como clausura de actividades académicas y culturales realizadas en el periodo otoño 2012, el Sistema de Preparatorias Ibero presenta la Expo IBERO y la preparatoria Ibero Tlaxcala no fue la excepción.
A diferencia de otros semestres, este evento se llevó acabo en las instalaciones de la preparatoria lo cual favoreció el sentido de pertenencia al hacernos sentir en “casa”. ¿El propósito? Que la reflexión, decisión y compromiso por la acción  fuera el común denominador del evento cuya conceptualización y planeación dio inicio desde septiembre de este mismo año.
El objetivo del evento va más allá del significado literal del término “expo”, acrónimo de la palabra exposición, cuyo significado pudiera entenderse como la exhibición de trabajos y tareas de carácter académico realizadas por los alumnos durante un determinado periodo escolar. Entendamos expo como el acto de socializar, ante la comunidad educativa, la manera en que se construyen y fortalecen las competencias educativas dentro y fuera de la institución en donde el proceso educativo y un plan de estudios centrado en el joven se convierten en los protagonistas del evento.
Ese enfoque educativo corresponde al Paradigma Pedagógico Ignaciano y tal como se afirma en el Folleto de Formación del Instituto de Ciencias del Sistema de Colegios Jesuitas N° 4 publicado en el 2008, el paradigma ignaciano es una respuesta a cómo podremos ayudar a las personas, en este caso los estudiantes, a reflexionar sobre sus propias vivencias y a construir significados nuevos conduciendo a un cambio en el sentido de sus propias experiencias ya que, sólo así, se podrá llegar a construir aprendizajes significativos.
Estos aprendizajes deberán estar implícitos en las actividades cotidianas, representar una forma natural de actuar lo cual implica la participación real, fecunda y positiva de todos los miembros de la comunidad educativa.
Para lograr esto se requiere colaborar efectivamente con el trabajo necesario realizando “aportaciones forjadas con el adecuado conocimiento de causa”, como se afirma en el nombramiento entregado a los alumnos y docentes  designados para ser miembros de la Comisión para la Organización de la Expo Ibero Otoño 2012 de la Preparatoria Ibero Tlaxcala.
A los padres de familia, ex alumnos e invitados al evento, resultó gratificante vivenciar la manera en que los estudiantes no sólo se centran en la presentación oral de las evidencias elaboradas durante el semestre, también se fomenta en el espectador un estímulo intelectual muy importante dentro de un espacio de reflexión, entretenimiento e, inclusive, diversión. La disposición de los materiales en las numerosas exposiciones aludió al desarrollo temático de la asignatura de tal manera que se conceptualicen los propósitos del curso planteados al inicio del semestre.
Dichas exposiciones, que colaborativamente se prepararon, podemos clasificarlas en interactivas, porque modificaron su presentación según la percepción que los alumnos involucrados en el diseño tuvieron de la respuesta que el espectador tendría; dinámicas y reactivas, como en el caso del Taller de Robótica, porque automáticamente se pusieron en marcha delante de nuestros visitante; temáticas, ya que partieron de una línea argumental, en el caso de Lenguaje y Literatura, o al recurrir a materiales concretos y artefactos conceptuales para ilustrar el tema; un ejemplo de ello, el trabajo realizado por los alumnos de primer semestre en la materia de Ética y Valores. Por último, participativas, porque involucraron al visitante a través de los sentidos, siendo el Taller de Radio y los denominados Actividades Culturales un claro ejemplo.
Por lo anterior, Expo Ibero es un espacio de participación y corresponsabilización creado con el objetivo de que los alumnos y docentes den cuenta pública sobre el trabajo y los aprendizajes obtenidos durante un semestre, se identifica a la Expo Ibero como un espacio privilegiado para reunirse, celebrar, compartir, participar y hacer Comunidad (Alpuche, 2012).