lunes, 14 de mayo de 2012

Francisco Javier Becerra Guevara

     En el marco de la celebración del Día de la Interculturalidad realizado en el mes marzo, en el nivel Upper Intermediate, al cual pertenezco, nos dimos a la tarea de conocer acerca de India, un país cuya cultura milenaria (de hecho, una de las primeras culturas que se fundaron en el mundo) es maravillosa y es ahí donde nacieron muchas de las cosas que dan sentido e identidad a otros países, por ejemplo: las artes marciales, la numeración decimal, el álgebra, el sánscrito, lengua más antigua de la India, de la cual se derivó el latín.
     Entre otros, a India se le atribuye un desarrollo importante de las matemáticas; fue ahí donde se realizó uno los tres escritos más antiguos sobre matemáticas, los Sulba Sutras, textos que surgieron por motivos religiosos y que, sin embargo, desarrollaban complejos problemas matemáticos relacionados con las figuras geométricas. En la India también se desarrolló la raíz cuadrada basándose en el teorema de Pitágoras, también se sentaron las bases del teorema de los binomios.
     Hasta el 2002 este país se encontraba en guerra con Paquistán, teniendo aún muchos problemas de inseguridad que lamentablemente han ensombrecido a esta gran cultura.
     Incluso con estos problemas sociales y políticos no debemos de olvidar que en India surgieron algunos de los personajes más importantes y reconocidos en término de la promoción y construcción de la paz. Un ejemplo de esto es el grandioso filósofo Buda, así como el pacifista y defensor de los derechos humanos Mahatma Gandhi.
     Nuestro país históricamente ha mantenido conexiones bilaterales con India, siendo México el primer país en Latinoamérica en establecer relaciones diplomáticas inmediatamente después de la Independencia de la India. Como ejemplos, en el siglo XVI diferentes variedades de chiles mexicanos fueron llevados a Goa, estado hindú, a través de las Filipinas, de la misma forma en que el tamarindo vino de la India hacia México y se convirtió en una parte importante de su cocina. De acuerdo con la leyenda, una princesa india, llamada Meera, arribó a México en el siglo XVII; aquí se le conoce bien como ´La China Poblana.
     A pesar de que somos naciones distintas, cuyas fronteras políticas son resultado de guerras e injustas colonizaciones en momentos históricos divergentes, estas características son las que nos hace únicos y especiales. Esta diversidad es la que nos enriquece y al fin y al cabo nos une como seres humanos, sin importar los ideales políticos, religiosos o económicos.
     Es importante darnos cuenta de que, a pesar de que hablamos de países con problemáticas similares como pobreza, analfabetismo, violencia, desempleo, cada uno lo enfrenta de distinta manera. Este reconocimiento ayuda a solidarizarnos sin importar la raza o esquema social.
     Yo creo que es el momento de que, así como India y México, muchos otros países en el mundo decidan resolver sus problemas evitando a toda costa los enfrentamientos armados.
     A mi consideración, el objetivo del Día de la Interculturalidad en este semestre fue más allá de conocer acerca de las diferentes naciones en el mundo, su historia, cultura, religión, costumbres, etc. El reconocimiento de la importancia de las relaciones entre los países permite el fomento de la paz entre las naciones.